Ya tengo mi idea. ¿Ahora cómo la convierto en libro?

La tarea de hacer un libro

Algunas veces, debido a necesidades de nuestro trabajo como docentes o como investigadores, contemplamos el escribir un libro, o un documento de extensión considerable, o muy complejo (como en el caso de textos de matemáticas, física, ingeniería, etc), y dicha necesidad marca el inicio de nuestras desdichas.

Hacer un libro conlleva no sólo pensarlo, sino, escribirlo o editarlo, diseñar su presentación con figuras, tablas, imágenes, maquetarlo o llevar el diseño a presentación, producirlo, publicarlo, etc. Y como ya ninguna de esas partes del proceso se lleva a cabo a mano, quedamos a merced de las empresas editoras o, en el peor de los casos, de procesadores como Microsot Office para la primera parte del trabajo.

En esta primera parte, la complejidad que implica el pensar, diseñar, editar y distribuir el texto va ganando terreno. El documento, el manejo de figuras, tablas, fórmulas y demás elementos que queremos que el libro tenga, se van convirtiendo en un monstruo que conduce a abortar la pretención inicial. Aparte de eso, MsOffice no nos facilita las cosas. El documento se va haciéndo más y más pesado, más inestable, las figuras comienzan a cambiar de lugar y de alineación por sí solas. La incompatibilidad de la versión del MsOffice que manejamos en casa con otras versiones que manejamos en el trabajo, la incompatibilidad con otros tipos de software y, por último, el secuestro de nuestra información a la que nos somete MO termina por matar el proyecto.

Además, de esto, una cosa que casi nadie sabe: el tipo de licencia que presenta MsOffice puede entrar en conflicto con la obra que se pretende producir. Por ejemplo, si uno tiene una versión académica de Office, no puede lucrarse de los productos que se tramiten en este tipo de programa. Dicho en texto plano: uno se convierte en delincuante al vender algo hecho desde MsOffice que no tenga la licencia adecuada. Para no serlo se tiene que pagar la versión profesional y realizar el producto.

En muchos casos el autor prefiere enviarle el «manuscrito» o el borrador avanzado al editor y que este se ocupe del diseño y la complejidad de la edición, quedándose, de paso, con gran parte de la ganancia, con parte de la autoría o reservándose el derecho de reproducir, o no, el libro, por razones económicas.

El editor de libros XMLmind

Sin embargo, esto no tiene que ser así dado que existen algunos programas que permiten la creación, edición y producción de libros, en diferentes formatos y, diseñados y hechos por el mismo autor.

Uno de estos programas en XMLmind.  XMLmind es un editor de documentos finales que muestra lo que se va escribiendo en forma WYSIWYG es decir «lo que usted ve es lo que obtiene». Dicho en palabras sencillas, este editor permite que se vea en pantalla lo que se va introduciendo (como un procesador de texto normal), tal como quedaría en el libro impreso.

Entre sus grandes ventajas se encuentra el poder editar el lenguaje de marcación, o sea, el lenguaje que permite que lo que uno escribe se vea con el diseño que uno espera. De esta forma se puede hacer edición de documentos tipo texto DocBook, editor matemático MathML, editor tipo página web XHTML y editor XML.

Además de XMLmind es un editor extensible, de tal forma que puede usarse para crear documentos de acuerdo un esquema específico «programado» por el escritor-editor.

XMLmind se usa generalmente por escritores técnicos que necesitan desarrollar documentos muy largos (tipo libro), altamente complejos o modulares.

¿Qué se requiere para utilizar XMLmind?

  1. Descargarlo de su página oficial de XMLmind; hay versiones para Windows, para Mac y para Linux, todas ellas LIBRES, además de gratis (Si, si. Hay difetrencia en ello).
  2. Utilizar el Tutorial que contiene información sobre cómo comenzar, hacer documentos modulares, ser altamente productivo y utilizar herramientas especializadas.
  3. Tener ganas de aprender algo de HTML –el código de las páginas web–, y de CSS –el código del diseño web–.
  4. Tener ganas de aprender a no depender de MsOffice.

¿Te le mides?

Un pensamiento en “Ya tengo mi idea. ¿Ahora cómo la convierto en libro?

  1. Pingback: Ya tengo mi idea. ¿Ahora cómo la ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *