Hacia los Recursos Educativos abiertos III: ¿Por qué querría yo, como docente, que mis materiales circularan libremente por la web?

Las personas que navegamos diariamente por internet somos consumidores ávidos de contenidos interesantes; y si somos docentes, nos interesa encontrar recursos educativos interesantes, de calidad, y que nos sirvan para nuestro trabajo que es enseñar. Así que si los contenidos educativos que elaboras son interesantes ¿por qué no dejarlos circular libremente?

Por qué los docentes nos guardamos (escondemos) el material que producimos

Imagen: Caja fuerte para guardar el material que producimos hasta el próximo siglo

En nuestra labor diaria producimos material educativo todo el tiempo: presentaciones, resúmenes, textos para lectura de los estudiantes, evaluaciones, unidades didácticas, etc. Y las guardamos celosamente porque creemos que otras personas podrían robarlas, plagiarlas, tergiversarlas, o porque creemos que no es bueno que otros se beneficien con nuestro esfuerzo.

También es cierto que muchos de nosotros no creemos que el material educativo que producimos sea relevante o que le pueda ayudar a otro docente en su trabajo diario. Pero en el otro extremo, conozco un profesor que no divulga su trabajo porque cree que otros docentes se podrían beneficiar económicamente de su trabajo. «¡Si yo no puedo sacarle plata a ésto; los demás tampoco!» me comentó una vez.

Sospecho que habrá uno que otro docente que no publica lo que produce porque no sabe qué derechos tiene sobre ese material, porque no sabe como proteger esos derechos, o porque cree que protegerlos puede resultar costoso o complicado.

Pero, al fin y al cabo que pasa con lo que producimos y ocultamos tan celosamente… ¿se mueve en la comunidad académica? ¿circula? ¿alguien más lo llega a conocer? ¿alguien cita nuestro trabajo? ¿nos hace visibles como docentes o como expertos? ¿nos beneficia económicamente? Y, por último ¿al cabo de los años se mantiene vigente?

Entonces… ¿Cuál es la alternativa?

La alternativa es, desde luego, vencer todos los miedos y los egoísmos publicando nuestros trabajos y haciéndonos visibles para las comunidades educativas. Es aquí donde entran las licencias Creative Commons como una herramienta potentísima para permitirnos dar a nuestros contenidos los permisos de distribución que consideremos adecuados. Podemos, por ejemplo, hacer que nuestros contenidos sólo puedan ser citados o, en el mejor de los casos, permisos para que sean transformados y adaptados a otros trabajos convirtiendo nuestro trabajo en patrimonio de la humanidad (!!!).

Las licencias Creative Commons protegen los derechos de autor. Es decir el autor sigue siendo el propietario intelectual de la obra, pero también le permite delimitar la forma en que dicho autor quiere que se distribuya y se haga visible el material a través de internet.

Para quienes no publican sus trabajos y recursos educativos en la red por temor a ser plagiados o no ser reconocidos, es necesario aclarar que todos los tipos de licencia Creative Commons llevan implícito el reconocimiento al autor (by/Attribution). Esto es, el material creado por el docente puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceras personas si se muestra en los créditos correspondientes.


Video: Búsqueda de un recurso educativo utilizando el buscador de Creative Commons

Ventajas de liberar el contenido

Entre las varias ventajas de otorgar la licencia Creative Commons a los recursos educativos que desarrollamos, están:

Licencia gratuita, rápida y sin necesidad de registro: la asignación de licencia a un producto se hace de manera sencilla, a través de la red con sólo presionar un botón en la página virtual de Creative Commons y con esto se vincula al producto el texto legal del tipo de licencia que el autor eligió (de las seis posibles)

Mayor claridad que el copyright: Al contrario que el Copiright, las licencias Creative Commons, por la forma en que están redactadas, alientan a los posibles usuarios para que empleen, de acuerdo con el tipo de licencia, el material que hemos producido sin tener que hacer interminables consultas sobre si es legal o no citar al autor o utilizar el contenido.

Promoción viral de contenidos: Al ser mas claras y flexibles, las licencias Creative Commons promueven el que se distribuyan nuestros trabajos y se nos cite más frecuentemente. Dicho de otra forma ¿a quién prefieres citar, a alguien que tiene «todos los derechos reservados» por Copiright, o a alguien que permita la libre circulación de sus productos?

No convierte a los usuarios en delincuentes: Las fuentes de información y los productos en general pueden citarse y utilizarse sin contravenir las leyes o tener que recurrir a solicitar permisos o licencias de uso.

Permite la colaboración e interacción: Al eliminar las barreras legales cerradas de los «derechos reservados», las licencias Creative Common permite hacer más fácil la interacción para la construcción de productos colaborativos. De esta forma se promueve y se favorece la colaboración, la creatividad, el intercambio de ideas y, en últimas, la extensión de la cultura.

¿Por qué utilizar licencias Creative Commons?

Si has llegado hasta aquí, la pregunta del subtítulo debería responderse sola, pero haremos una enumeración rápida de las razones para utilizar este tipo de licencia.

Nos hace más visibles: Al circular libremente nuestros trabajos nos permite posicionarnos en comunidades amplias como autoridad y expertos en la materia.

Promociona nuestro trabajo: No se requieren labores de marketing. Con sólo publicar y que nuestros productos puedan ser utilizados y citados por otros estaremos posicionando nuestro nombre en el contexto internacional (!!!).

Beneficios personales: Como consecuencia del punto anterior obtendremos (aún sin campañas publicitarias) beneficios en términos de reconocimiento y, posiblemente, réditos económicos.

Incrementa visitas en nuestras web: El que nuestro trabajo sea citado y esté disponible en la red hace que un mayor número de personas se dirijan a nuestro espacio en la web, ya sea blog personal, institucional, página web o alguna otra forma de existencia en internet.

Mejora nuestro posición (ranking) en la web: En la medida en que seamos citados por un mayor número de personas (generalmente otros docentes) nuestra posición en los rastreadores , robots y buscadores de los sitios de búsqueda nos puntúan mejor y aparecemos en las primeras líneas de las búsquedas.

Podría reportar beneficios económicos: Ya hemos dicho algo sobra ventaja, pero vamos a ampliarla. Si somos reconocidos como expertos o autoridades en algún tema, se incrementa la posibilidad de ser invitado a eventos especializados y proyectos de investigación, a ser ponentes de los temas que manejamos,  o a ser consultores o contratistas independientes.

Mayor protección y exposición de contenidos: Algunos de los navegadores (como Firefox) permiten visualizar el tipo de licencia Creative Commons que tiene nuestra producción, de esta forma, quienes consultan nuestra producción están completamente informados de las libertades que se les ha otorgado, mejorando la protección de nuestros derechos y haciendo más fácil el uso de estos recursos.

Facilidad de difusión: En la actualidad se cuenta con sitios especializados en internet que permiten hacer búsquedas altamente específicas entre la producción mundial que cuenta con licencias Creative Commons. De esta forma se facilita la difusión de nuestra producción.

Entonces…. ¿Nos le apuntamos a licenciar nuestros REA con Creative Commons?

2 pensamientos en “Hacia los Recursos Educativos abiertos III: ¿Por qué querría yo, como docente, que mis materiales circularan libremente por la web?

  1. Pingback: Hacia los Recursos Educativos abiertos | Recurs...

  2. Pingback: Hacia los Recursos Educativos abiertos III: &iq...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *