Hacia los Recursos Educativos abiertos III: ¿Por qué querría yo, como docente, que mis materiales circularan libremente por la web?

Las personas que navegamos diariamente por internet somos consumidores ávidos de contenidos interesantes; y si somos docentes, nos interesa encontrar recursos educativos interesantes, de calidad, y que nos sirvan para nuestro trabajo que es enseñar. Así que si los contenidos educativos que elaboras son interesantes ¿por qué no dejarlos circular libremente? Sigue leyendo

Hacia los Recursos Educativos Abiertos: ¿Te tomas un Merlot?

Gracias a la existencia de organizaciones como open access (acceso abierto), que promueven la difusión libre y gratuita de la producción y el conocimiento científico, en los últimos años ha prosperado la idea que el conocimiento debe estar al alcance de todos y no solamente de quienes puedan pagar por el.

Logotipo de Open Access

En el campo educativo esta idea del conocimiento abierto se une a una nueva propuesta de promover que docentes y estudiantes usen, reutilicen y compartan recursos educativos con… ¡el resto del mundo!. Esto no sería posible sin la existencia de las licencias alternativas como Creative Commons (véase post anterior)  o las licencias GPL (General Public Licence) que permiten la libre circulación y utilización de los recursos educativos convirtiéndolos en Recursos Educativos Abiertos – REA. Sigue leyendo

Dispositivos móviles y educación

Se cuenta que en la antigüedad muchos rapsodas, que habían recibido de sus mayores el encargo de transmitir oralmente la Iliada, despreciaban el trabajo de Homero. Igual pasó con la imprenta, con los números negativos, con la relatividad… y hasta con la misa por televisión; siempre ha habido detractores para lo novedoso. No nos debe extrañar entonces que, entre nosotros docentes, haya un grupo de maestros que reniegan de las nuevas tecnologías y, en especial de los dispositivos móviles: celulares, lectores de libros electrónicos, reproductores portátiles, tablets y smartphones.

Aunque debemos reconocer que este rechazo se ancla en el miedo a ser desplazados del papel protagónico en el proceso de formación, este no es el único factor que hace que los docentes rechacemos las Tecnologías de la información y la comunicación; el otro factor es el desconocimiento que tenemos de ellas. Sigue leyendo